Condena SEPE presión de tutores para expulsar a alumna del CBTa 134

  • Si bien la alumna es presunta agresora de su compañera, la solución no era esa, no se puede combatir la violencia con esa actitud, dijo

El secretario de educación pública en el Estado, Homero Meneses Hernández, condenó la decisión de los padres de familia del centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTa) número 134 del municipio de Tetlanohcan, al acordar la expulsión de una estudiante de esa institución tras ser sospechosa de agredir a una de sus compañeras.

Lamentamos y condenamos esta situación, también lamento que la presión de la sociedad haya sido para que una de las alumnas fuera expulsada, si bien es cierto que fue una de las agresoras, nosotros no consideramos, desde la Secretaría de educación Pública, que la expulsión de alumnos o alumnas así sean ellos quienes cometen actos de violencia, cualquier falta administrativa, debiera desencadenar en l expulsión, porque lo único que hacemos es arrojarla justamente a las garras de la violencia”, consideró.

Esto luego de que hace una semana fuera publicado un video en el que se observó a una estudiante que fue presuntamente golpeada por la madre de su compañera, y que le produjo lesiones que la llevaron al hospital.

El lunes, un grupo de padres de familia se pronunció en una primera reunión por el castigo en contra de quien agredió físicamente a la menor de edad, y no fue hasta el miércoles cuando, al sostener una segunda reunión con directivos del centro de bachillerato, presionaron al director hasta que decidió dar de baja a quien supuestamente causó lesiones a su compañera.

Homero Meneses detalló que, en ese caso, la dependencia a su cargo no tiene competencia para intervenir en la solución, ya que los CBTa dependen directamente de la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria (DGTa) a nivel federal.

No obstante, emitió su opinión y expresó que insistirá con su representante en Tlaxcala en que la expulsión de un estudiante no es la solución; “entiendo que fue por presión de los padres de familia del propio municipio, pero no puede ser la revancha o la venganza el componente que solucione los conflictos, no es ojo por ojo, es impulsar una cultura de paz y de reconciliación”, expuso.

Finalmente, dijo que lo que ahora compete será reforzar la seguridad en la escuela para que no se vuelva a presentar una situación de este tipo y una coordinación entre autoridades municipales y escolares para proteger a los estudiantes aún en el trayecto de la escuela a su casa y viceversa.