PORTADA

Autoridades electas deben reconocer emergencia sanitaria y ambiental, exigen ONG´S

Isabel Polvo 

Las autoridades electas en Tlaxcala deben reconocer la emergencia sanitaria y ambiental detectada en la Cuenca del Alto Atoyac, urgió el Centro Fray Julián Garcés, la Coordinadora por un Atoyac con Vida y diversas organizaciones. 

Con base a ello demandaron que se cumpla con el mandato ciudadano en el desarrollo de las funciones que les competan. 

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, se llevó a cabo el Foro «Contaminantes presentes en el aire, agua y suelo de la Cuenca del Alto Atoyac», fue el escenario para que expertos académicos y científicos exhibieran los resultados de investigaciones que arroja el nulo trabajo y desinterés por atender el tema y sanear el cuerpo de  agua. 

Ahí se pudo escuchar a investigadoras e investigadores que han realizado investigaciones que sustentan la grave situación de devastación socioambiental en la que se encuentra la cuenca. 

La maestra Inés Navarro y el doctor Omar Arellano, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), informaron que en atención a la información de los monitoreos de la Conagua, medidas y acciones de saneamiento efectuadas entre 2012 y 2022 aparentemente no han tenido un impacto sustancial en la contaminación del río Atoyac y sus efectos. 

Y es que, hasta la fecha ya referida se mantienen los mismos patrones de contaminación y de reducción de contaminantes.

Situación que se traduce en que las inversiones millonarias hechas en plantas de tratamiento y otras infraestructuras para el saneamiento, no reflejan resultados ni siquiera en los monitoreos realizados por la Conagua”, destacaron. 

Entre otras cosas, reprocharon que tras los cambios realizados en 2021 a la NOM 127 SSA1, la dependencia federal es más permisivo los límites de detección de algunos compuestos contaminantes, propiciando asi las condiciones para que se borré la memoria histórica de la calidad de los acuíferos y en el agua superficial. 

Lo anterior, se confirma por la propia Conagua misma que ha reducido los sitios de monitoreo en los acuíferos, ya que en el Valle de Puebla el monitoreo se redujo de cinco a dos pozos, y en el Alto Atoyac de 19 a cuatro pozos.

En Tlaxcala, los municipios de Acuamanala, Mazatecochco, Tetlanohcan, Teolocholco, Papalotla y Tenancingo, tienen la relación más significativa entre los contaminantes y la Enfermedad Renal Crónica (ERC), pues en está última la tasa de mortalidad en personas de entre 15 y 49 años es de 1.2 hasta 4.7 veces mayor que la media nacional. 

De ahí que, solicitaron a las nuevas autoridades en dado caso que presenten iniciativas en torno al agua, estás deben garantizar los derechos humanos al agua y a su saneamiento, apuntando la responsabilidad industrial. 

También participó la doctora Ma. Virginia González Santiago, de la Universidad Autónoma Chapingo 2023-2027, quien compartió sobre Agrotóxicos y sus impactos socioambientales: alternativas agroecológicas. 

Así como, la M.I. Roxana Fabiola Martínez Navarro del Instituto de Ingeniería UNAM – iiunam, de la UNAM Universidad Nacional Autónoma de México, compartió sobre la Calidad del agua en pozos y contaminantes vertidos a través de descargas industriales. 

En la mesa de ponencias participó el doctor Omar Arellano Aguilar de la Escuela Nacional de Ciencias de la Tierra, de la UNAM Universidad Nacional Autónoma de México, quien compartió sobre la Contaminación en el río Atoyac y Zahuapan, y estrategias de restauración socioecológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *