Vulnerables

El Peregrino / Por: Abel Flores

El gobierno del estado le ha apostado a la certificación de los integrantes de las personas que integran las instituciones de seguridad pública, esto para contar con policías más honestos, profesionales y eficaces, capaz de responder a cualquier acto delictivo que se presente en sus comunidades.

Y es que cuando no se cuenta con guardianes del orden preparados y certificados, las implicaciones directas son graves problemas de seguridad, impunidad e irresponsabilidad, que pueden costar vidas.

Un claro ejemplo fue lo que sucedió el día de ayer en el municipio de Españita, cuando tres presuntos ladrones provenientes de San Martín Texmelucan, Puebla, pretendían robar una camioneta, hecho que provocó que los lugareños los rodearan y golpearan, para luego prenderles fuego, ello ante la incapacidad y nula reacción de las autoridades municipales.

De forma casi inmediata el hecho provocó que cientos de usuarios de las redes sociales mostraran su descontento hacia las autoridades de seguridad del ayuntamiento, quienes efectivamente como lo señalan, tienen la responsabilidad de intervenir en este tipo de acontecimientos antes de que suceda una tragedia.

Los policías municipales nunca pudieron contener a los pobladores, tuvo que intervenir la Guardia Nacional y la policía estatal para poner orden y repeler a los agresores, pero lamentablemente en este suceso hubo un muerto y varios heridos. Es la Policía de Investigación quien realizará las indagatorias respectivas para deslindar o fincar responsabilidades.

De ahí radica la importancia de la Certificación Policial que la mayoría de los ayuntamientos no ha cumplido.

Los policías deben estar dedicados a la causa de un servicio público honorable y competente, y es responsabilidad de ellos hacer gala de altos conocimientos en el desempeño de sus funciones, pero mientras los elementos de seguridad no estén certificados, hechos como los de Españita lamentablemente serán el pan de cada día en Tlaxcala.