Reciben mantenimiento y restauración tres zonas arqueológicas de Tlaxcala

En Ocotelulco, Tizatlán y Cacaxtla se desarrollaron acciones de limpieza y aplicación de nuevas técnicas en pinturas y murales de la zona de Nativitas

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Tlaxcala informó que se dio mantenimiento y restauración en tres zonas arqueológicas del Estado de Tlaxcala.

Siendo las de Ocotelulco, Tizatlán y Cacaxtla, donde se desarrollaron acciones de limpieza hasta resanes y aplicación de nuevas técnicas que esperarán resultados de comportamiento sobre las pinturas y murales de las zonas.

El INAH dio a conocer que la Coordinación Nacional de Conservación del INAH y la sección de Restauración de la representación en Tlaxcala, realizaron trabajos de mantenimiento y restauración para mejorar la imagen, pintura y patrimonio del estado.

Además, el INAH dijo que las acciones consistieron en limpieza hasta resanes y aplicación de nuevas técnicas que esperarán resultados de comportamiento sobre las pinturas, murales de la zona de Nativitas, lo anterior dentro de la premisa de preservación del patrimonio cultural del país.

El INAH detalló que los trabajos fueron realizados apegados al Manual de Conservación Preventiva en Zonas Arqueológicas que consiste en la revisión de los daños comunes en la zona por el paso del tiempo y los factores ambientales, y dos, los que se deben a la acción directa o indirecta del hombre.

Los factores ambientales como la lluvia, el agua del subsuelo, la vegetación circundante, la luz, los vientos, el frío y el calor siempre provocan algunas transformaciones en los edificios y en los elementos que los componen.

También detalló que paralelamente, se continuó el registro y seguimiento del estado de conservación iniciado anteriormente, para lograr un diagnóstico próximo como parte del proyecto de “Conservación de los bienes muebles asociados a los bienes arqueológicos de la región Centro-Sur-Golfo de México”.

Asimismo los profesionistas a cargo de la conservación y restauración fueron las restauradoras Dulce María Grimaldo, Mónica Vargas Ramos, Miriam Segura Galván, Alatiel De la Mora y Jazziel Lumbreras, además del diseñador Alfonso Osorio Martínez, quienes en su momento concluirán un informe minucioso que asegurará la conservación de los bienes culturales para seguir siendo apreciados por los visitantes del país y el mundo.

Los trabajaos realizados desde el pasado viernes 20 hasta el viernes 27 de noviembre se llevaron a cabo con estrictos protocolos de salud dictados por las autoridades estatales para evitar los contagios del Covid-19 durante estas acciones, así como cuidado a las zonas arqueológicas.