Por falta de luz, Zacatelco se queda sin semáforos

  • Es una falla, argumentó el ayuntamiento; vecinos sospechan que no se pagó el servicio de energía eléctrica a CFE

Por falta de energía eléctrica, la cabecera municipal de Zacatelco se quedó sin semáforos; en un día en el que la afluencia de personas y visitantes es mayor, el primer cuadro de la cabecera se vio inmerso en un caos vial que no se pudo solucionar sino hasta el lunes.

Tras la falla, tanto de los equipos que auxilian en la vialidad, como de los policías municipales que no estaban preparados para atender la contingencia, la dirección de seguridad pública municipal no tuvo otra alternativa que decir la verdad, pese a que en un principio mintieron.

De inicio, la dirección de vialidad y tránsito de Zacatelco informó que había ocurrido una falla en el suministro de electricidad y se restablecería cuanto antes; mientras tanto, elementos de seguridad vial serían quienes auxiliarían a los conductores.

Pobladores de aquella demarcación hicieron saber que esto no fue así, pues los policías no llegaron para dar auxilio vial, provocando aún más el caos en el centro en pleno día de mercado.

Ante la incompetencia de seguridad pública y tras no convencer a los vecinos, que desde el principio sospecharon que se trató de un corte de servicio por parte de la Comisión Federal de Electricidad y no de una falla, como se dijo de inicio, tuvieron que corregir su declaración y, en un segundo intento, hacer saber lo que sucedió.

Así, la dirección de Vialidad y Tránsito de Zacatelco informó que derivado de un corte de suministro eléctrico, están fuera de servicio temporalmente los semáforos de la carretera federal Puebla-Tlaxcala a la altura del centro; señalaron que el presidente municipal instruyó enviar elementos de tránsito para dar el paso a esta importante arteria del municipio, pero sus órdenes no fueron acatadas.

Lo peor no fue que los semáforos no estaban funcionando, sino que el ayuntamiento dejó entrever que sí existen problemas financieros y que estos son tales que no hay dinero siquiera para pagar la electricidad, lo que se suma a las demandas perdidas que mantienen latente el embargo de cuentas bancarias, inmuebles y otras propiedades a la administración que encabeza Hildeberto Pérez Álvarez.