DIÓCESIS DE TLAXCALA SE UNIRÁ A LA “PEREGRINACIÓN A FAVOR DE LA MUJER Y DE LA VIDA”

  • Convocó a la participación de los fieles cristianos a una marcha que iniciará a las 10:00 horas el próximo 9 de octubre en el Centro Expositor de Tlaxcala, rumbo a la Basílica de Ocotlán.

Por José Luis Ramírez Romero

La Diócesis de Tlaxcala anunció que se unirá a la “Peregrinación a favor de la mujer y de la vida”, convocada por los Obispos de México.

Tras convocar la participación de los fieles cristianos, informó que se llevará a cabo de manera simultánea en cada una de las Diócesis del país como parte de su misión eclesial.

“Invitamos a los laicos de nuestras Parroquias con sus comunidades a unirse, vistiendo de color blanco, a esta expresión eclesial de fe, que iniciaremos en el Centro Expositor de Tlaxcala, a las 10:00 de la mañana, para dirigirnos posteriormente a la Basílica de Nuestra Señora de Ocotlán, donde participaremos de la celebración eucarística”, informó la Diócesis de Tlaxcala.

Se prevé que la recepción de este evento inicie a las 10:00, y 20 minutos después tenga lugar la bienvenida oficial en el Domo Blanco, cuyo acceso será por la glorieta de El Trébol. A las 10:30 horas, se informará la finalidad de la marcha e iniciará la organización de los contingentes, para que a las 11:00 horas inicie la peregrinación, cuyo recorrido será por la Avenida Tlahuicole hasta llegar a la Avenida Juárez. Posteriormente, se incorporará a la calle Zitlalpopocatl hasta llegar a la Basílica de Ocotlán.

Previamente, el jueves 6 de octubre, la Diócesis trasmitirá por la Hora Santa, y los días 7 y 8, actividades de catequesis. Todo ello, a partir de las 7:00 pm.

Con estas actividades, la Iglesia Católica reafirmará su postura respecto a la despenalización del aborto y el don de la vida, “consciente de que la voz de Cristo no tiene caducidad y su mensaje es de vida en cualquier época y lugar”.

“Si bien, con frecuencia, se difunden noticias adversas, estamos llamados a se luz del mundo y sal de la tierra, dando testimonio de nuestra esperanza. En esta coyuntura, queremos transmitir un mensaje de aliento y celebrar en sinodalidad y comunión la alegría por el don de la vida humana y su dignidad que el Señor nos regala desde su amor infinito y misericordioso”, señala la Diócesis.