La federalización de los servicios de salud se logrará con el apoyo del personal sanitario

  • El modelo IMSS-Bienestar mejorará las condiciones laborales de los trabajadores del sector salud; buscará asegurar la atención en las unidades de primero y segundo nivel con distintos especialistas.

Por José Luis Ramírez Romero

La Transición para la Implementación y Operación del Programa IMSS-Bienestar en el Estado de Tlaxcala permitirá garantizar servicios de salid a cerca del 14 por ciento de la población, es decir, cerca de 200 mil personas que no tienen acceso a servicios de salud.

Sin embargo, también mejorará las condiciones laborales del personal de salud, pues con este modelo se buscará asegurar la atención en las unidades de primero y segundo nivel con distintos especialistas, de modo que la federalización de los servicios de salud se logra con el trabajo en conjunto entre sociedad, autoridades y personal sanitario para contar con servicios dignos.

Con la reciente firma del acta de integración de la mesa de transición hacia este modelo, por parte de autoridades federales y estatales, se avanzó en el cumplimiento del compromiso presidencial, asumido a inicio de febrero pasado, para ofrecer atención médica oportuna y de calidad a las personas vulnerables.

Y es que esta trasformación tiene como premisas la participación voluntaria de las entidades federativas y del personal de salud, así como la continuidad de la prestación de los servicios, independientemente del avance del proceso.

Para llegar a este momento se realizó un estudio en campo para conocer la situación en cuanto a personal, equipamiento e inmuebles, así como las necesidades a cubrir. Así, Tlaxcala se convierte en la segunda de 15 entidades que cuentan con avances en alguna etapa del proceso de transformación para mejorar la salud de los mexicanos.

De acuerdo con información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), autoridades federales y estatales han trabajado en los últimos meses para implementar el IMSS-Bienestar a efecto de otorgar atención médica, medicamentos en el primero y segundo nivel a quienes no cuentan con seguro social y avanzar hacia la universalidad de los servicios con un modelo unificado.

Como se recordará, este programa está sustentado en cuatro pilares: la atención primaria a la salud; contar con los especialistas, sobre todo residentes que están en el último año de su rotación de campo; fomentar la participación de las comunidades para lograr su corresponsabilidad en el cuidado de la salud; y consolidar el sistema del Seguro Social en materia de medicamentos, abasto, suministro, equipo e infraestructura.

No obstante, tras el levantamiento del diagnóstico, se identificó que hay hospitales que no tienen todos los turnos en todas las especialidades, razón por la que se ha hecho un llamado a quienes colaboran en las instituciones del sector para que se integren a esta transformación y contribuyan a mejorar los servicios de salud para la población que más lo necesita.

Se estima que para la transferencia de infraestructura médica y financiera de primero y segundo nivel, habrá una inversión inicial de 800 millones de pesos y se contratará a 500 profesionales de la medicina, enfermería y especialidades, para atender de manera prioritaria a quienes no cuentan con seguridad social.

Además, a través de este modelo de atención, se mejorará la infraestructura de las 179 unidades de primer nivel, así como de 10 hospitales.