Jacaranda mimosifolia; símbolo de Tlaxcala

  • Las jacarandas de la capital tlaxcalteca son rescatadas por expertos en inteligencia ambiental  
OPINIÓN; PERSPECTIVA 

El tema de las jacarandas ha causado polémica entre los ciudadanos, en que si es un hongo o un parásito.  

El Ayuntamiento capitalino que encabeza la alcaldesa priista, Mildred Vergara Zavala, contactó a los expertos de la empresa “inteligencia ambiental”, con el objetivo de salvaguardar estos árboles que para el Estado son patrimonio y símbolo de la capital tlaxcalteca.  

De acuerdo a la explicación de los expertos, el heno motita no es ni un parásito ni un hongo, es una “epífita”, (planta que se sostiene en otra planta), y no solo es huésped en estos árboles, sino en cualquier otro ser vivo que se exponga a exceso de humedad, en caso de las jacarandas es por arboledas maduras.  

Dentro del gobierno del municipio de Tlaxcala tienen claro que es una plaga que se tiene que atender lo antes posible, dado que de no hacerle caso a este suceso el heno, va secando poco a poco, las ramas de los árboles u otra planta hasta llegar a matarlas.  

Vergara Zavala, al observar que estos ejemplares no floreaban, se tomó a la tarea, junto con el cabildo, investigar el diagnóstico inicial con los expertos ambientales para rescatar a las jacarandas y que vuelvan a tomar color como en años anteriores, ya que florecen al llegar la primavera.  

Los brigadistas expertos en inteligencia ambiental dieron la recomendación de que a las jacarandas se les debe “dar una manita de gato” cada cinco años, es decir, se debe cortar las ramas secas que tiene el árbol. 

Con lo anterior, se evitará que el “heno motita” vuelva a habitar, crecer y producirse en estos bellos árboles que adornan y pintan a Tlaxcala de morado-lila.  

Recordemos que es un ser vivo e igual que nosotros se le tiene que dar una podada como ir a la peluquería.  

Las jacarandas son una especie resistente y adaptable, soporta zonas de contaminación alta y absorbe gran cantidad de plomo, pero son sensibles a la sequía o heladas, se dice que se adapta porque crece y se desarrolla en climas templados, con una exposición soleada, pero también en media sombra. 

De manera general, en México pero específicamente Tlaxcala, se caracteriza e identifica a la ciudad capital por estos árboles que más allá de engalanar sus centros urbanos en tiempos de primavera, también representan resistencia, ya que a los fuertes vientos, siempre están de pie y nunca los ves caer, además de que ayudan a la purificación del aire.   

Al respecto, Oscar Trejo, experto en plagas, recomienda que el saneamiento de jacarandas sea por fases, misma que durará en un aproximado de dos meses para darle mantenimiento a las alrededor de 12 mil que existen en toda la ciudad, dado que se están desramando aproximadamente 150 jacarandas cada dos semanas. 

El interés y la pronta intervención de las autoridades municipales que encabeza Mildred Vergara, personal especializado y expertos ambientalistas, están trabajando en estos árboles con el objetivo de salvaguardar a estos seres vivos que simbolizan y generan identidad en las calles de la capital del Estado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *