En Calpulalpan, precio de tortilla llegará a 18 pesos

  • Comerciantes anunciaron un incremento para el 1 de julio, se debe al costo de la harina, que en este año ya se modificó tres veces

En Calpulalpan, el precio del kilogramo de tortilla alcanzará, a partir de mañana, los 18 pesos convirtiéndose en uno de los más caros de la entidad, pues en los establecimientos donde elaboran este producto «a mano» llega hasta los 20 y 21 pesos.

Empresarios, dueños de tortillerías en el municipio, anunciaron que a partir de este primero de julio la tortilla se cotizará en 18 pesos, representando el tercer aumento en este año y se debe, principalmente, al costo de la harina y otros insumos que son necesarios para la elaboración de la tortilla.

Desde este inicio de semana, en diversos establecimientos se advierten carteles por parte de la Unión de Torrilleros de Calpulalpan, con información acerca de este incremento.

El presidente del Consejo Nacional de la Tortilla, Homero López García, adelantó que el precio del kilo de tortillas se podría elevar «al menos» un peso.  «El aumento de la harina impactará en el precio del kilo de tortilla, en al menos, un peso adicional a las alzas que ya hemos venido observando a lo largo del año», señaló.

Recientemente, a nivel nacional se ha advertido sobre un posible nuevo incremento, incluso el índice de inflación mostró que el precio del kilo de tortillas aumentó ligeramente.  De acuerdo con datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en la zona metropolitana el kilo de tortilla se vende en un precio máximo de 18 pesos, hasta el 22 de junio.

La probabilidad de que el precio del kilo de tortilla aumente periódicamente es cada vez mayor, debido a que a partir del 1 de julio las tortillerías pagarán una cantidad mayor por la harina. Las dos principales empresas productoras de harina en el país son Minsa y Maseca, el costo de la harina se elevó a mil 600 y mil 500 pesos por tonelada, respectivamente.

Homero López reconoció que este incremento representaría un fuerte impacto para la economía de las familias mexicanas al ser un alimento básico. «Este incremento es un golpe más para la industria de la masa y la tortilla y para los consumidores mexicanos», puntualizó.